A solas con Fernando Moser: “Cualquier servidor debe hacer raíces en la comunidad parroquial”

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Hace 21 años el cantautor católico Fernando Moser realizó un simple acto que le cambiaría la vida para siempre. Entre mates y preparaciones para alguna Misa, sintió el anhelo de consagrar su voz y su guitarra al Señor. Desde aquel 1999, Fernando no ha dejado de servir al Señor a través de la música, para gracia de Dios y de tantos católicos que nos favorecemos gracias al carisma de este hermano.

Desde AC PLAY, en exclusiva, tuvimos el agrado de compartir con Fernando, quien luego de tantos años y discos (6 en total) sigue definiéndose como “un aprendiz de cantautor”, aunque de cara a La Palabra de Dios suele hacerlo como “una vasija de barro, alojando el tesoro que es el Evangelio”. Y en verdad que lo aloja este compositor de canciones tan emblemáticas como “Ayer te soñé” o la canción premiada por el CELAM «Lanza las redes cantando«, una de las canciones que atesora en su corazón.

Hace 40 años Fernando comenzó a salir con Roxana, quien hoy es su esposa, madre de sus hijos y quien lo hizo redescubrir la importancia de la vida comunitaria. Fue ella quien, aun siendo novios, lo convencía para que la acompañara a Misa; y fue allí que Fernando, gracias al coro de cada celebración, fue descubriendo su espacio de servicio. Así nos lo cuenta el artista: “En esa capilla en el que ella iba a Misa, había un ministerio de música que sonaba hermoso, muy talentosos todos. ¡Eso me atrapó! A los dos meses me acerqué para sumarme y estuve un tiempo con ellos”. Quien diría que aquello sería el puntapié para la aventura que Dios tenía pensada para Fernando.

Luego del nacimiento de su primera hija, Fernando y su esposa deciden acercarse a la parroquia “San Francisco de Asís”, y desde aquel entonces nunca han dejado de participar de la comunidad parroquial. Ni los viajes, ni los mega eventos han impedido que Fernando se siga presentando como “Soy Fernando Moser, de la parroquia San Francisco de Asís de Llavallol, provincia de Buenos Aires”. Sucede que fue gracias a aquella comunidad de pertenencia que Fernando comenzó a componer, por gracia de Dios: “En el año 94 hicimos un retiro con mi esposa en aquella parroquia. Ahí tuve una experiencia muy fuerte de Cristo vivo y comenzamos a caminar con una pequeña comunidad (…). Al abrigo de esa pequeña comunidad fueron naciendo estas inquietudes de ahondar en el servicio al Señor por medio de la música y comencé a servirlo coordinando los coros de mi parroquia”, a la vez que agrega Fernando “En 1999, preparando las canciones para el ensayo de las Misas, un sábado por la mañana, tomando unos mates, sentí en mi corazón la necesidad de consagrar mi voz y mi guitarra al Señor, y a partir de ahí empecé a componer”.

Es increíble como grandes referentes, como Daniel Poli o Martín Valverde han despertado (y lo siguen haciendo) el anhelo de servir al Buen Dios a través de la música católica. Fernando es uno más de aquellos que, al observar su trabajo, descubrió la invitación del Señor a servirlo de esa forma: “Yo admiraba a esta gente que servía al Señor desde la música y le pedía al Señor hacerlo también. Así es que empecé a componer, y como mis hermanos de comunidad me animaron para grabar un CD para que ellos pudieran orar con las canciones que Él me iba regalando. Y de esa manera nació Levántate, mi primer disco”. Y desde entonces, Fernando no se ha detenido ni un momento. Hoy son otros jóvenes que ven el trabajo de Fernando y sueñan con servir a Dios como él lo hace.

Y a aquellos jóvenes artistas Fernando les recomienda, “arraigarse en una comunidad parroquial. Porque nosotros seguimos a Cristo, y fue Él quien nos enseñó cómo vivir el Evangelio. ¿Qué hizo antes de comenzar a predicar? Formó su pequeña comunidad. Cualquier servidor, sea el servicio que fuere, debe hacer raíces en una comunidad parroquial porque sino se convierte en un francotirador… su servicio deja de ser eclesial ¡y no! El servicio tiene que ser eclesial, siempre tiene que ser al abrigo y perteneciendo a una comunidad parroquial. Ese es el ámbito donde Cristo nos bendice con Sus dones, donde nos corrige, donde nos hace crecer” y cierra con su propia experiencia “Dios te va mostrando por donde va tu servicio en la Iglesia desde la propia Iglesia”.

Muchos jóvenes han realizado infinidad de retiros a la luz de las canciones de Fernando, pero es su versión de la oración “Alma de Cristo” la que ha traspasado las fronteras de manera especial. Hasta coros españoles han acudido a Fernando pidiéndole permiso para entonarla. Por si fuera poco, el pasado viernes 2 de octubre la participante de Enviados María Claudia Polo nos ha deleitado con una versión de la misma. Y es que, gracias a las indulgencias otorgada por el Sumo Pontífice Pio IX, el rezo o el canto de ella luego de recibir la sagrada comunión otorga indulgencia parcial de 7 años (o de 300 días de rezarse con corazón contrito y devoción en cualquier momento), sumada a la belleza de la melodía compuesta por el cantautor argentino nos hace entrar en oración y contemplar el extremo amor que nos tiene Dios. De este canto Fernando nos comparte: “Esa oración siempre me llego al corazón, y le pedí al Señor durante varios años que me regalé esa melodía…. Y apareció un fin de semana. Pero creo que de tanto pedirle y tanto orarle al Señor, esa canción tiene una unción especial”.

Actualmente, Fernando sigue sirviendo en la música en su parroquia, a la vez que también se encuentra acompañando la iniciativa de Adoremus, en donde diferentes músicos católicos de todo el mundo ofrecen sus dones para que, a través de la tecnología, se pueda adorar al Único digno de adoración y rezar con su música. Cada 21 de mes a las 10PM (Hora Argentina), Fernando nos acompaña para regalarle nuestro tiempo y dones al Dios vivo en la Eucaristía.

Y si bien la pandemia ha logrado que muchos proyectos se caigan, en su caso ha sido todo lo contrario. Gracias a sus encuentros en la oración personal, Fernando ha estado componiendo en este tiempo lo que promete ser su séptimo disco. Desde AC PLAY nos encontramos ansiosos de escuchar esas oraciones hechas canción que tanto bien nos harán al alma.

Si deseas conocer más de Fernando no dejes de visitar su página oficial, ni de seguirlo en sus redes, tanto en Facebook como en Instagram y en su canal de YouTube. Recuerda que apoyar la música católica es esencial, por lo que te invitamos a suscribirte en tu plataforma de música digital al perfil de Fernando Moser para disfrutar de todo lo que el Señor nos quiere regalar a traves de su arte. AC PLAY

Déjanos tu comentario