¿Qué es un verdadero adorador? se preguntaron Jon Carlo y Pacho Bermeo en un nuevo #LunesDeInspiración

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Como cada primer lunes de mes, el cantante dominicano Jon Carlo transmite, a través de su cuenta de Instagram, en vivo junto al predicador católico colombiano Pacho Bermeo una serie de reflexiones sobre el vivir del católico titulada “#LunesDeInspiración”. Es que ambos hermanos en la fe tienen basta experiencia para ayudarnos a crecer en conocimiento y oración, a través de la vocación a la que fue llamado cada uno.

El encuentro comenzó con un canto a pedido de Pacho Bermeo. Jon Carlo interpreto “Yo te adoro”, tema grabado en su último disco y acompañado por el cantante venezolano Alonso Barboza, invocando también la presencia del Santo Espíritu.

Luego de la canción, Pacho comenzó su prédica recordándonos (a través de una anécdota con su abuela) que Dios no envía pruebas a sus hijos amados. Ese error que algunos cristianos suelen mantener hoy en día, nos explicaba, es contrario a las enseñanzas de la Iglesia y de la Palabra de Dios (cfr. Sgo 1, 13)

A raíz de esto, Pacho nos compartía que “Adorar es resignificar la crisis en clave de salvación” a la vez que agregaba “El altar, donde tu y yo somos adoradores, es donde servimos al que sufre”. A raíz de esta afirmación, Jon Carlo meditaba “Los cristianos no podemos seguir con las manos arriba, los ojos cerrados y pidiéndole a Dios que resuelva las cosas… debemos salir afuera y tener misericordia del sufrimiento del otro.”

Continuando con esta idea, el predicador colombiano nos recordaba que los primeros adoradores, según el Evangelio de san Mateo, fueron los “reyes magos”. A imagen de ellos, nosotros debemos (en medio de esta calamidad que es el COVID, de la muerte, etc., que es hoy nuestro pesebre maloliente) postrarnos y entregarle todas nuestras riquezas a Jesús. Consientes que después del encuentro con el Señor, el adorador no vuelve a ser el mismo (comparándolo con el pasaje bíblico: no vuelve por el viejo camino). Como católicos, debemos recordar que el verdadero adorador no se deja usar por intereses de otros, al igual que los reyes magos no se dejaron usar por Herodes.

Finalizando con la prédica, y dando espacio a las preguntas que realizara el público, Pacho nos recomendaba ir a la Eucaristía y postrarnos y adorar… pero no para tener momentos de adoración, sino a ser verdaderos y continuos adoradores del Dios Vivo. Así nos lo expresaba: “Lo que oro frente al Santísimo, que se le note fuera de ese momento. Yo voy a la hora santa a tener un entrenamiento ¿para qué? ¡para vivir saludablemente! ¿Y que se entrenan? Se entrenan tus ojos. Porque si viste a Jesus en la custodia, debes ver a Jesus en tus hermanos”.

¿Puede ser alguien sanado y liberado en la Adoración Eucarística?” fue la primera pregunta propuesta por el público, a lo que Pacho afirmó con total seguridad: “¡Por supuesto que sí! ¡Porque ahí está presente Jesus!” mientras Jon Carlo asentía sonriente. Sin embargo, también aclaraba que los seres humanos nos hacemos libres cada vez que renunciamos a todo lo que nos tiene esclavizado: El nuevo sagrario que hemos descubierto en tiempos de pandemia, es la casa, es el encuentro con los amigos, es la reunión de zoom… es allí donde haya dos o más reunidos en Su nombre. También nos recordaba Pacho que, basándonos en los pasajes bíblicos, Jesus no oraba en el Templo de Jerusalén (fue a escuchar la palabra, fue a enseñar, etc.). Jesus oraba en todo momento: en el monte, en la cruz, en el encuentro con los hermanos. Jesus nos demuestra que la oración y la adoración no es en un lugar físico, sino una forma de vida.

A raíz de esto, tanto Pacho como Jon Carlo remarcaron la importancia de estudiar y profundizar en La Palabra de Dios y la verdadera enseñanza de la Iglesia desde los textos de La Escritura. Pacho, adicionalmente, recomendó escuchar y leer las homilías del Santo Padre en las Misas diarias celebradas en Santa Marta, junto con la catequesis del Papa de cada miércoles.

El encuentro, que tuvo una hora de duración cerró con una oración liderada por ambos hermanos, mientras Jon Carlo nos regalaba nuevamente su canción “Yo te adoro”, despidiéndose hasta el próximo primer lunes de diciembre.

Si te perdiste el encuentro, o tienes ganas de revivirlo puedes hacerlo aquí. AC PLAY!

Déjanos tu comentario