En su cumpleaños: 5 pinturas de María que cambiaron la historia de la humanidad

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Una de las expresiones de arte más antigua es la pintura. Ese método prehistórico que nos permite conocer a culturas antiguas se mantiene hasta la fecha y es una forma de acercarnos a Dios.

La iglesia primitiva utilizaba el signo “ICTIS” para reconocerse y ha quedado graficado en varios hallazgos arqueológicos, aunque el día de la fecha nos adentraremos en 5 pinturas sobre la Virgen María que han cambiado la historia, ya sea de manera milagrosa o acercándonos a Dios en los momentos difíciles.

Salvadora del Pueblo Romano

La primera y más antigua de las pinturas es conocida, desde el siglo XIX, como “Salus Populi Romani” a causa de las milagrosas protecciones que han surgido sobre la capital italiana en diferentes guerras, hambrunas, pestes y epidemias.

La pintura se cree fue pintada por San Lucas sobre una madera perteneciente a la mesa de la Última Cena y ha sido objeto de devoción por los diferentes Papas. Tal es así que, desde la JMJ del año 2000, la imagen fue declarada Patrona de las Jornadas Mundiales Juveniles por el Sumo Pontifice San Juan Pablo II.

Puede admirarse en la Basílica de Santa María, la Mayor y es celebrada por la Iglesia el día 5 de agosto.

Icono de la Salus Populi Romani tras la restauración efectuada por los Museos Vaticanos en 2018

María, la que desata los nudos

El origen de la advocación de Nuestra Señora de Knotenlöserin es un cuadro de Johann Georg Melchior Schmidtner datado hacia el año 1700. En él se representa a la Virgen María, rodeada de ángeles, protegida por la luz del Espíritu Santo, con su pie izquierdo pisando la cabeza de La Serpiente, como representación de Satán. El ángel a su izquierda le alcanza las cintas anudadas, y otro ángel a su derecha recoge las desatadas. En la parte inferior una imagen, a menor escala, representa a un hombre caminando a oscuras guiado por un Arcángel, como San Rafael Arcángel guió a Tobías. Esta imagen puede interpretarse como la guía celestial por parte de los ángeles, auxiliares de Dios, en los oscuros caminos de la vida terrenal.

La imagen de “la Desatanudos” sería una alegoría de las dificultades humanas, simbolizadas como cintas anudadas, que la Virgen desata y destraba como una madre ayuda a sus hijos. Su culto enseña que su amor inconmensurable es capaz de conceder peticiones y resolver conflictos (desatar nudos) a quienes se lo pidan.

Es conocida la devoción que tiene el Papa Francisco a esta imagen, ya que siendo Jorge Bergoglio llevó de Augsburg a Buenos Aires una tarjeta postal con esta imagen y encargo una copia de ella para entronizarla en arquidiócesis. Hoy el santuario es uno de los más concurridos y se celebra cada 8 de diciembre su fiesta patronal.

El cuadro es una de las advocaciones prediléctas del Santo Padre Francisco

Un cuadro, dos advocaciones

Quien alguna vez vio la pintura del italiano Luigi Crosio creerá que contempla una imagen puntual: Schoenstatt Mater Ter Admirabilis. Y si bien es cierto, suele ser desconocido que aquella pintura nació como Refugium Peccatorum Madonna (María, Refugio de los Pecadores).

Fue gracias al sacerdote palotino, y fundador del Movimiento Apostólico de Schoenstatt, el Pbro. Josef Kentenich que esta imagen ha aparecido en infinidad de casas, parroquias y hasta en películas seculares.

La imagen de la madre cargando al niño entre nubes busca expresar la paz que solo María puede ofrecernos. Al ser adoptada por el Movimiento Schoenstattiano, su fecha se ha fijado el día 18 de octubre, día de la Alianza de Amor.

La imagen, reina del santuario de Schoenstatt, suele estar acompañada por la frase, en latín, “Un siervo de María nunca perecerá”

María Auxiliadora, a pedido de Don Bosco

Buscar los comienzos del titulo “María, Auxilio de los Cristianos” es remontarse a los tiempos de los Padres de la Iglesia. San Juan Crisóstomo solia declarar a María como “Auxilio potentísimo, fuerte y eficaz de los que siguen a Cristo”. Sin embargo, este título tomó fuerza en Occidente con el papa Pío V en el siglo XVI y fue definitivamente popularizado con el desarrollo de las obras educativas y apostólicas de Don Bosco en el siglo XIX, en la advocación mariana de María Auxiliadora

San Juan Bosco comienza a referirse a “María Auxiliadora” a partir de 1860, año en el que relata que la Virgen le manifestó su deseo de ser honorada bajo dicho título y su voluntad de que se le construyera un templo. Es posible que este deseo de afianzar a María como «Auxilio de los cristianos» tenga su razón de ser en la difícil época que la Iglesia católica vivía en Italia con el avance de los movimientos nacionalistas que abogaban por la Unificación de Italia aún en contra de la existencia de los Estados Pontificios, y por ende de la autoridad del papa. Con el fin de abordar la Basílica construida en honor de la Virgen, el santo realizó el encargo con estas palabras: En alto María Santísima entre los coros de los ángeles, después el coro de los profetas, de las vírgenes, de los confesores. Por tierra los emblemas de las grandes victorias de María y los pueblos del mundo en el acto de alzar las manos hacia ella pidiendo su auxilio.

Tres años después del encargo, el pintor Tomas Lorenzone entregó la pintura que decora todas las Iglesias, escuelas y casas de la familia Salesiana.

Cuadro de María Auxiliadora pintado en 1865 y se ubica en la Basílica de María Auxiliadora de Turín, Italia. Su fecha es el 24 de mayo

La emperatriz guadalupana

Pocas son los cuadros que contienen tanto simbolismo y divinidad como puede ser el cuadro que fue pintado de manera sobrenatural en la tilma de San Juan Diego aquel día de 1531.

La historia es sumamente conocida: Nuestra Señora se le aparece a un joven aborigen llamado Juan Diego un sábado 9 de diciembre pidiendo sea intercesor entre Ella y el obispo zonal. Al obispo pedir una prueba de la veracidad del asunto, la Virgen regala rosas en época invernal y la sorpresa que se mantiene expuesta hasta el día de la fecha: Su propia imagen impresa en la tilma.

A la fecha, en pleno siglo XXI, la ciencia sigue sin encontrar respuesta del método utilizado en la tilma, ya que no es ni pintado, ni impreso. Pareciera que los colores “flotan” entre la tilma y el aire al ojo humano, mediante análisis en microscopios.

La simbología utilizada es en verdad abundante. Desde el lazo que demuestra la maternidad de María, hasta las impresiones en los ojos de Nuestra Señora, que fuera coronada como “Emperatriz de las Américas”.

Su templo es el mas grande de América, y el segundo más grande del mundo. Solo la Basílica de San Pedro, en Roma, posee mayor tamaño edilicio y visitas de fieles. Allí se convocan anualmente 20 millones de peregrinos, siendo 9 millones los que asisten solamente el día de su fiesta: 12 de diciembre.

Imagen de Nuestra Señora de Guadalupe, expuesta en México a los pies del cerro Tepeyac, lugar de su aparición.

Déjanos tu comentario