Un día como hoy, en el año 2013: la música católica invadía las playas de Copacabana con la Vigilia de Oración de la JMJ en Rio de Janeiro

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Un 27 de julio, pero de 2013, la última Jornada Mundial de la Juventud realizada en suelo sudamericano comenzaba a transitar su recta final. La semana signada por las lluvias había logrado trasladar la vigilia de oración desde Guaratiba a las playas de Copacabana, lo que no impediría que millones de personas se acercarán a adorar al Señor durante la última noche de esta jornada tan especial para la Iglesia Católica.

Esta JMJ es considerada histórica ya que significó el primer viaje apostólico del Papa Francisco, luego de haber sido elegido Vicario de Cristo apenas 5 meses antes. Con una agenda intensa, después de celebrar por la mañana la Santa Misa rodeado de obispos, sacerdotes, religiosos y seminaristas en la Catedral de San Sebastián, donde pediría “ir contra la cultura del descarte”, el sucesor de Pedro se presentó, con la tarde cayendo, a adorar junto a los jóvenes al Único digno de adoración.

Durante todo el día, diferentes artistas del mundo se dieron cita en una de las playas más famosas del mundo para preparar los corazones de los peregrinos que, a toda hora, seguían llegando a Copacabana.

Apenas comenzada la tarde, en el escenario principal pudimos apreciar el arte de diferentes artistas que animaron la velada. Los más aclamados, claramente, fueron los artistas locales como Rosa de Saron, Ziza, Anjos de Resgate y los sacerdotes Felipe Melo y Marcelo Rossi.

Sin embargo, durante aquella tarde pudimos apreciar también el arte de cantantes de habla hispana, tales como Son by four, Daniel Poli, Athenas y Alfareros, entre otros.

Finalizada la animación, la vigilia comenzó puntual con la llegada del Papa a las 19:30 hs. dando inicio a otro momento artístico:  jóvenes de distintas naciones, congregaciones y movimientos construyeron una iglesia a los pies de la explanada, a la vez que se interrumpía la puesta en escena para dar paso a testimonios de distintos jóvenes.

Al finalizar la presentación, el Papa Francisco ofreció unas palabras a los jóvenes de los 175 países allí reunidos. Al igual que durante toda la JMJ, el santo padre realizó el discurso en portugués y español, los dos idiomas más hablados durante esa semana en Rio de Janeiro.

Al término de la intervención de Francisco, llegó la adoración sacramental, para la cual se hizo un último momento simbólico, desmontando la iglesia construida en el escenario de Copacabana y llevando sus partes a los distintos peregrinos, con la intención de hacer realidad el impuso misionero de la JMJ.

La entrada de la custodia con el Santísimo provocó un cambio total de ambiente, para llegar al recogimiento y el silencio orante, alternado con cantos de motivación a las plegarias de los jóvenes asistentes. Entre los músicos que ambientaron la oración estuvieron rostros conocidos de la música católica, como el canadiense Matt Maher, Ziza Fernandez o el costarricense Martín Valverde junto al, entonces, cantante de la banda Rosa de Saron, Guilhermo De Sá.

Con el final de la adoración, y casi tres horas después del inicio de la vigilia, concluyó para Francisco la ceremonia, aunque no así para los jóvenes, que continuaron en Copacabana preparando el Flashmob más grande del mundo, hasta la fecha. ¡3 millones de personas bailando al mismo instante en una misma locación!

Aquel 27 de julio ha quedado en la memoria de todos los peregrinos, y seguramente también de nuestro Papa quien celebraría luego la Santa Misa y confirmaría la sede de la siguiente JMJ: Cracovia, tierra del fundador de las JMJ, San Juan Pablo II.

Desde AC PLAY te invitamos a recordar esta primera vigilia de oración celebrada en las playas de Copacabana, donde por unas horas se volvió el mejor lugar para encontrarse con Jesús. AC PLAY!

Déjanos tu comentario