Valeria Boccacci nos enseña: ¿Por qué es importante la dicción al cantar?

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

La música cantada tiene una chispa especial detrás de sus letras, que enciende la imaginación de los oyentes. Sin embargo, muchos artistas carecen de buena dicción para expresar con claridad el sentimiento o la historia detrás de la canción. ¿Por qué es importante que un cantante trabaje este aspecto?

Cuando escuchamos una canción, las palabras y la música crean una imagen, sentimientos o emociones con las que podemos relacionarnos. Sin embargo, si las palabras no pueden ser bien entendidas, la canción puede perder su sentido.

Probablemente el mejor ejemplo de esto sea un show de música en vivo. ¿Cuántas veces has asistido a un concierto en vivo, sólo para sentirte frustrado porque no puedes escuchar al cantante?  A veces eso es causado por una falta de ingeniería de sonido profesional, o existe un problema con el volumen de la banda en general, pero frecuentemente puede ser provocado por el mismo cantante cuando arrastra u omite palabras o letras debido a una mala dicción.


Si quieres mejorar tu interpretación como cantante, es importante que prestes atención a este aspecto. Una mala dicción no sólo generará problemas con el público, que no podrá disfrutar de tu música y su mensaje, sino que la práctica de una buena pronunciación y la forma en colocas la boca y la lengua para cada vocal y consonante afectarán el tono y el brillo de las notas producidas.

Aprender a manipular estas formas y posiciones junto con el control correcto de la respiración pueden ayudar a mejorar la afinación, la proyección, alcance y claridad de las frases musicales. De hecho, parte del desarrollo de una buena técnica vocal implica mejorar la producción de vocales y consonantes.

Si aún no lo hiciste, recurre a un fonoaudiólogo o a tu profesor de técnica vocal para pedirle asesoramiento y poder mejorar tu dicción y la forma de trasmitir las letras de tus canciones!

Valeria Boccacci

Déjanos tu comentario