Valeria Boccacci nos enseña «Tesitura, rango vocal y registro: Hablemos con propiedad»

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

¿Por qué hay canciones que te quedan bien y otras que no? ¿Cuantas notas puede cantar tu voz? ¿Qué acostumbras responder cuando te preguntan: cuál es tu registro? Aprende a diferenciar cada terminología y utilizarla correctamente.

Los términos de tesitura, rango vocal y registro generan muchas confusiones, inclusive entre los músicos más aficionados y muchas veces se terminan percibiendo como lo mismo. Lo cierto es que en toda voz humana podemos distinguir e identificar cada uno de los tres.

Las notas que puede emitir una persona desde la más grave a la más aguda son el rango o la extensión vocal. La extensión vocal comprende todos los sonidos que podemos realizar con la voz, independientemente de su calidad o el manejo o uso que hagamos de ellos (por ejemplo: los sonidos guturales o los sobreagudos).

Por otro lado, las notas en las que una voz es más rica y donde la persona está más cómoda cantando constituyen la tesitura vocal, y es una parte de la extensión vocal. En términos simples, serían esas notas a la que uno siente que “llega” con cierta facilidad.

Para un cantante es importante conocer los límites de la extensión de su voz y las notas en las que puede cantar con mayor comodidad, para no dañarse y permitir que su voz suene más rica y potente.

Las características para definir la tesitura de una voz son:

  • Un buen timbre (el timbre del cantante es el sonido específico de una voz, su “huella digital”. Consiste en el balance de armónicos que posee)
  • Un volumen considerable
  • Un vibrato parejo
  • La posibilidad de hacer cambios dinámicos. Es decir, poder cantar una nota musical en pianissimo (intensidad muy suave) para lentamente abrirla y hacerla más poderosa hasta un forte (intensidad fuerte) y luego reducirla hasta pianissimo nuevamente.
  • La posibilidad de agilidad y coloratura (cantar una sucesión de notas rápidas).

En una voz sana sin entrenamiento, la tesitura abarca como mínimo una octava, en cambio las tesituras de cantantes profesionales suelen ser de dos octavas o más. Esto quiere decir que la tesitura puede ser desarrollada a través de la técnica vocal y acercarse o igualarse a la extensión.

Por último, es importante definir qué es el registro. La voz humana tiene dos registros básicos: el de pecho y el de cabeza.

En el primero predomina la resonancia de pecho y en el segundo la de cabeza pero la realidad es que los registros se mezclan y es a esa mezcla de los dos registros lo que conocemos como voz mixta.

Cuando una persona canta únicamente con el registro de pecho tiene una limitación en la extensión de la voz debido a que llega un punto (aproximadamente entre do4, re4) en el que la voz se quiebra o se empieza a percibir más cercana al grito. Este lugar es peligroso  para emitir agudos ya que a la larga se pueden generar lesiones en las cuerdas vocales.
En cambio, cuando se canta únicamente con el registro de cabeza las notas más graves (desde el do3 al do4) pierden riqueza y suenan pobres.

El objetivo de todo cantante debe estar en controlar su  voz mixta. Mezclar los dos registros supone que la voz debe igualarse dando como resultado esa voz mixta en la que no se nota la diferencia entre un registro y otro y toda la voz suena con el mismo timbre.

¿Cómo se pueden mezclar los dos registros?

Cuando hacemos incidir todo el sonido en los resonadores de la cara, la voz adquiere un timbre homogéneo porque incide todo el tiempo en el mismo lugar. Es lo que los italianos llaman “cantar en mascara”.

Para realizar este tipo de trabajo es necesario, como he dicho en publicaciones anteriores,  el feedback de un profesor de canto que guíe y oriente el trabajo y ayude al alumno a identificar las sensaciones fonatorias que se corresponden con la construcción de esa voz mixta.

¿Te resulto útil esta información? No te pierdas entonces la próxima entrega donde hablaremos sobre la respiración y el correcto uso del aire al cantar.

Déjanos tu comentario