“Valió la Pena” la nueva canción de Mariano Durán escrita a su Papá, que nos ayuda a transitar las pérdidas de seres amados.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Aún en medio del dolor hay esperanza. Y nos lo demuestra Mariano Durán, uno de los Enviados, en la canción que le escribió a su padre a una semana de su fallecimiento. Desde Ac Play te invitamos a que la conozcas.

En esta entrevista, Mariano nos cuenta cómo es posible vivir con fe los duelos y la despedida de quién amamos con la certeza que es un “hasta luego”.

¿Cómo surgió esta bella canción que escribiste a tu papá?

Surge en medio de un contexto de dolor estando solo en casa, pensándolo y extrañándolo. Justo, a una semana de que había fallecido. Era cada día recordarlo y pensar en la Vida Eterna. Pude imaginarlo llegando al cielo y como un niño, deslumbrado ante tanta belleza y plenitud.

Fue muy difícil el último tiempo de su enfermedad. Antes de sentarme a escribir pensaba que todo ese dolor que padeció ya no era ni siquiera un recuerdo para él, porque en el cielo no hay dolor ni hay enfermedad, tampoco recuerdos tristes, todo es gozo. 

Él ahora ya esté disfrutando de esa plenitud. Comprendí que “valió la pena” y que detrás de lo sufrido existe una fuerza redentora.

Algunas personas pueden sorprenderse de que yo tenga esta certeza, pero no me lo puedo imaginar de otra manera por lo que es el Amor Misericordioso de Dios y por quién fue mi papá.

 

Vivir lo que se canta ¿Por qué crees que es importante?

Una amiga me escribió un mensaje que me conmovió: “es ahora cuando tus canciones se hacen vida. Una cosa es cantar y otra es vivir lo que se canta”. Vivir lo que se canta primero desde lo testimonial, la coherencia y la experiencia. 

La canción a mi padre surge de la vivencia del duelo. Si yo hubiese tenido que componer una canción sin haber vivido este proceso y para otros que lo estuvieran vivenciando, estoy convencido que no sería lo mismo. El mensaje no llegaría de la misma forma. Lo que escribí es fruto de la experiencia de transitar un dolor profundo. Sin embargo, quiero destacar que el ritmo, la melodía de la canción es alegre.  Podría ser melancólica, y es ahí cuando descubro que más allá del impacto del dolor prevalece la esperanza y el gozo, que nos brinda la fe en estas circunstancias. 

En este tiempo especial en que muchos estamos despidiendo a seres queridos ¿Qué mensaje querrías dejar con esta canción?

Mi deseo es que quién escuche esta canción experimente consuelo, esperanza, fortaleza y sobre todo la certeza de la vida eterna, de que somos para Dios, de Él venimos y a Él vamos.

Ayer, estando frente al Santísimo, le agradecía especialmente al Señor por haberme usado de instrumento para escribir la canción y también le pedía que a todo aquel que la escuchara, experimente paz y esperanza.

Nuestros seres queridos simplemente se nos van adelantando. Ellos se van reencontrando y serán quiénes nos reciban cuando nos toque partir. Me gusta mucho la expresión “nacer al cielo”. Se trata de una nueva vida, más plena con el Señor. 

Esta es tu primera canción escrita por vos, ¿Qué significa para vos?

Es la primera que sale a la luz. Otras han quedado en el tintero, a medio hacer, en el fondo de un cajón. Sólo Dios sabe por qué surge en este tiempo de pandemia en el que tantos estamos despidiendo a nuestros seres queridos. En este corto tiempo, ya he recibido hermosos testimonios del bien que está haciendo la canción, para gloria de Dios. 

Deseo que quién la escuche experimente paz y la esperanza de que vamos a encontrarnos de vuelta. Aún en medio del dolor, del extrañar físico, que es inevitable, sentir el gozo de saber que es un “hasta luego”.

VALIÓ LA PENA 

Como un niño al llegar
a su fiesta mejor
te imagino papá.
Ya no miras hacia atrás 
lo que ves es mejor
no se puede comparar.

El cielo se vistió
de fiesta al recibirte.
El cielo se vistió de fiesta, contigo. 

Valió la pena, valió la vida
Vida abundante
Nunca se terminará

Seguro que ya estás
disfrutando del lugar
respirando el amor.

De alegría silbarás
melodías para Dios
Que ya me enseñarás.

El cielo se vistió
de fiesta al recibirte.
El cielo se vistió de fiesta, contigo. 

Valió la pena, valió la vida
Nunca se terminará
Vida abundante

La fiesta ya empezó
jamás va a terminar
también invitado estoy

Valdrá la pena, valdrá la vida
Vida abundante
Nunca se terminará

La fiesta ya empezó
jamás va a terminar
también invitado estás

Déjanos tu comentario