En el día de su advocación, se estrena película de la Virgen de San Juan de los Lagos

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Mañana  2 de febrero, fiesta de la Virgen de San Juan de los Lagos, se estrenará en Netflix y en formato DVD y Blue-Ray la película “Cuatro Siglos de Milagros”, una historia cautivadora que fue posible gracias a las oraciones de miles de fieles, quienes debieron aguardar una nueva fecha de estreno a raíz de la pandemia. 

La película de la historia de la Virgen de San Juan de los Lagos es un film independiente con un elenco de actores poco conocidos, bajo la producción de Francisco Javier Pérez, y la dirección de Noé González.

Con los rostros no conocidos se busca una mayor autenticidad del relato, mismo que contó con la asesoría de religiosos. La grabación se llevó a cabo en la ciudad de San Juan de los Lagos, en Guadalajara, y el Estado de México, y nos lleva a conocer más sobre esta hermosa advocación mexicana, que sigue atrayendo a millones de hermanos y hermanas en la fe al corazón de la Inmaculada.

Un poco de historia

El primer Santuario de la Virgen de San Juan fue una ermita o pequeña capilla de paredes de adobe y techo de paja a un costado del hospital de la ciudad. Allí fue colocada la imagen dejada por los misioneros franciscanos en 1545. Con el paso de los años la pequeña imagen de la Virgen se fue deteriorando a causa del viento, sol, humedad y trato no delicado como correspondía a una escultura hecha de pasta de caña de maíz por los artesanos de Michoacán.

La imagen de la Inmaculada Concepción regalada por Fray Miguel de Bolonia, y después guardada en la sacristía fue adquiriendo fama a partir de 1623, fecha del primer milagro: Pasando por este pueblo, camino real para Guadalajara, un cirquero estuvo pocos días, junto a su esposa y sus hijas, en la ciudad. Este hombre le enseñaba a una de sus hijas el oficio familia, hasta que en una de estas pruebas resbaló una de las hijas, y cayendo sobre las puntas de las espadas, falleció.

Imagen de Nuestra Señora de San Juan de los Lagos, la segunda advocación mexicana más importante del país

 

Amortajada la muchacha, la colocaron en la capilla para enterrarla. Juntándose muchos indígenas para el entierro y viendo tan sentidos a sus padres por el fracaso, una anciana llamada Ana Lucia, que entonces sería de ochenta años, les dijo, que se consolaran, que la CIHUAPILLI (que quiere decir la «gran señora» en lengua de los nativos) le daría vida a la niña. Entraron en la sacristía y de entre las imágenes tomaron a la Virgen de San Juan y la colocaron sobre el cuerpo sin vida de la niña difunta con toda fe y resolución. Después de unos momentos los presentes vieron moverse la niña. Cortaron a toda prisa las ligaduras de la mortaja, y la que estaba difunta, al punto se levantó buena y sana.

Preguntándole a Ana Lucia qué Imagen era aquella tan prodigiosa, dijo: Que siendo su marido sacristán de aquel Hospital, ella madrugaba a barrerlo todos los días, y que cuando ella iba, ya esta Imagen estaba en la peana del altar, peana puesta por sí por los Angeles, y que ella la tomaba y la volvía a la Sacristía.

Déjanos tu comentario